Sueli Carneiro, cuya entrevista a Caros Amigos inspiró la invención de esta revista.

 

 

 

"la vida solo tiene un sentido cuando deseamos fortalecer en el corazón de outrem la imagen de lo que nos parece bello"
Lúcio Cardoso (1)

Inventando Pólvora - "Editorial", o Intenciones, o Ganas.

Cuando pienso en las personas que entrevistamos hasta ahora: Contra Mestre Janja o Denilson Lopes, lo que ellos me inspiran, más que cualquier otra cosa, es autoestima como ser humano, me inspiran amplias posibilidades dentro de un mundo que nos encamina para lo inexorable. Pagar (los dividendos de la) deuda externa, la naturaleza de nuestros deseos, tener un celular, dolor de cabeza y tomar aspirina, parece que no hay otros caminos

 

Las entrevistas que estarán en esta página muestran personas que optaron por vivencias dentro de nuestra sociedad moderna que huyen - o, mejor, encaran - inserciones pobres en el mundo. Creo que esta es la fuerza que estas entrevistas tienen, ellas traen personas que trabajan por construirse dentro de otros modelos, y que se hacen entonces referencias, en la medida en que corporifican posibilidades que por veces tendemos a pensar que son esperanzas ingenuas, infantiles, irreales. Más que algo nuevo, lo que creo que la página puede traer son confianzas, referencias, modelos que nos puedan ayudar a conformar vidas menos limitadas, más abiertas, valientes, activas, felices. De ahí el nombre de Inventando Pólvora, que quiere llamar la atención hacia nuestra ansiedad por lo nuevo, que es la manera como nuestros deseos suelen funcionar últimamente. Me gusta pensar que existen tradiciones o personas que vinieron a lo largo de años, o mismo de siglos, cultivando concepciones de mundo que nos tienen mucho que enseñar, pero que no podemos simplemente consumirlas, sino cultivarlas por nuestro turno, a través de procesos y reflexiones que puedan educarnos también a desear de maneras menos ansiosas, más duradoras, más sanas.

 

2. La primera idea de hacer la Inventando Pólvora vino con la entrevista que en 2000 Sueli Carneiro, directora del Geledés - Instituto da Mulher Negra, concedió a "Caros Amigos". Allí, expresa su opinión sobre Gilberto Freyre:

 

"él es un daño para las mujeres negras, un daño psíquico, un daño emocional, un daño brutal"

 

Freyre es toda una institución en la academia y en la sociedad brasileña como un todo, como podemos ver una crítica tan severa dirigida hacia él por parte de una representante de una organización de mujeres negras? Somos llevados a pensar, por lo menos, por lo menos, que si grupos sistemáticamente excluidos de negociar sus concepciones de mundo con la sociedad como un todo, lo pudieran hacer, la posibilidad de que un discurso como el de Gilberto Freyre fuera mantenido sería dificultada en enorme medida.

 

Esta entrevista me hizo pensar lo que desde entonces viene siendo obvio: es una excelente opción, cuando  deseamos saber algo con respecto a una persona, preguntar a ella. En aquella época era yo estudiante de antropología y el modo habitual de trabajo de un académico para se aproximar de otras y otros es interpretándolo. Hay una necesidad de autoría, de sentirnos sujetos incluso de lo que observamos o escuchamos. No es mi objetivo invalidar ese tipo de inserción reflexiva, que también la hago, pero tenemos que saber que apenas eso es muy poco.

 

La forma de entrevista facilita una comprensión menos protagónica. Escuchar entonces pasó a ser el paso más honesto y el más imprescindible. Fuera de la universidad, o fuera del modelo de universidad que tenemos, están otros mundos que no dejan a desear, que permiten otras maneras de conocimiento. Es extremadamente difícil percibir eso, porque la autoestima académica es excludente. Yo lo sentí así y creo que muchos de mis colegas también: en mis primeros años en la academia, otras formas de concebir y la misma vida cuotidiana perdieron en objetividad, en capacidad para conocer, perdieron en nobleza imaginativa para pensar. Bruno Paixão dice que los estudiantes de comunicación de la Universidad de Brasília parece que entraron a una secta que les dio el secreto para revelar el mundo y creo que eso es lo que sentimos muchos en otras disciplinas. Darle la vuelta a eso es difícil

 

3. Creo mucho en lo que el Inventando Pólvora puede ofrecer, cuando ustedes lean las entrevistas, creo que lo percibirán. Ojalá podamos crear grupos de discusiones y acciones y participar de otros grupos con intereses semejantes, que no son pocos, existe mucho que hacer y tengo mucha confianza y esperanza en eso. Preparando y realizando las entrevistas a Contra Mestre Janja y a Denilson Lopes, lo que más me influenció de esos momentos, que es una bonita coincidencia, es que ambos buscan dar un lugar (político) para los sentimientos. Janja (Rosângela Araújo), en su tesis de maestría, dice que dar visibilidad a lo que se mantiene oculto es un acto político (2). En los medios políticos, intelectuales o informativos, la emoción difícilmente entra asumida como tal y creo que eso nos estorba bastante: no tenemos vocabulario para nuestros sentimientos y eso dificulta nuestra comprensión sobre ellos, nos dificulta expresarlos, y, cuando lo hacemos, corremos el riesgo de ser sentimentalistas y superficiales. Pero, creo percibir que para Janja y para Denilson, y desde luego para mi, en nuestros sentimientos están mucha claves para abrirnos y para mi eso fue óptimo, aliviante, encontrarme a sus pensamientos. No es ninguna novedad ubicar en emociones muchas de nuestras elaboraciones humanas, pero el esfuerzo para percibir y vivir nuestras elaboraciones como emociones (ni que sea parcialmente), eso si es raro de encontrarse. Hago el Inventando Pólvora porque querría, quiero, dividir emociones, es posible justificar el Inventando Pólvora de otras maneras, y, de hecho, lo voy a hacer en otras ocasiones, estamos en un período muy fértil para teorías que buscan fortalecer formas censuradas de pensamiento, pero lo que quiero ahora es presentar más la felicidad de oír a Janja, las ganas de que otras personas escuchen lo que dice ella, que puedan entonces percibir esa manera tan bonita de vivir que la gente de la Capoeira Angola nos trae, porque si no, podemos olvidarnos de esa dimensión afectiva y enveredar bien lejos. Y el Inventando Pólvora yo lo querría así: trabajar, sentir, intentando ser feliz, con placer y pensando en eso: en como podemos valernos de la asunción de nuestros sentimientos para expresarnos, para autoconocernos y para dar fuerza política a lo que pensamos.

 

Bueno, muchas gracias por vuestra atención y ojalá trabajemos muchos juntos,

 

un abrazo,

 

Danilo


comentários      |      volver a la página principal  

 

agradezco un montón a Arlene e José César Clímaco, Cecília Rivera y a SUR - Casa de Estudios Sobre el Socialismo, Inés y María Paz Olivera, Nena de Olivera, Pati Fernandez y Yolanda Rodriguez, por disponibilizar los ordenadores en los cuales esta página fue hecha.


Casa de Estudios Sobre el Socialismo



(1) In LOPES, Denilson, "O homem que amava rapazes e outros ensaios" Rio de Janeiro: Aeroplano, 2002. volver

(2) ARAUJO, Rosângela Costa – “Sou discípulo que aprende, meu Mestre me deu lição: tradição e educação entre os angoleiros baianos (anos 80-90). Dissertação apresentada à Faculdade de Educação da Universidade de São Paulo. São Paulo, 1999. volver

 

comentários      |      volver a la página principal